18 may. 2012

Odio que me hablen mientras interrumpo.

COSAS SIN IMPORTANCIA. 
 Tú me flipas. Odio el coco. Me paso el día haciendo el gilipollas. No sé dormir sin edredón. Pienso que las rubias tenemos otra mentalidad. Me mola el rollito surfer. No soporto perder. No sé llorar en silencio. No me gusta estar sola. Muerdo cuando beso. No soy nada fácil. Tengo la manía de siempre llevar calcetines. Me da grima la palidez. Amo reirme hasta no poder más. Siento pasión por el tenis. Me gusta el invierno. Me asusto con facilidad. No soy tonta. Me vuelve loca el mar. Me mola zanjar una discusión lanzándome al suelo y alejarme haciendo la croqueta. No puedo vivir sin música. Necesito viajar. Me encanta montarme un concierto en la ducha. No soy capaz de cruzar más de dos frases cuerdas con un desconocido. Adoro mi cama de agua. Me agobian las aglomeraciones. Las aceitunas sin hueso son una debilidad mía. Me desahogo escribiendo. Me desesperan los inútiles. Nunca me estoy quita. Doy sin necesidad de recibir. Busco el lado loco de la gente. Amo vacilar. Odio que la gente utilice metáforas; son aguijones cuyo veneno se diluye en el río de mi indiferencia. Soy tan lista que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo. No me gusta esperar. Quiero que me quieran. Me llaman la atención los tatuajes pequeños y siempre he soñado con volar... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario