18 may. 2012

I don't want to fight, I would rather kiss you...

 Hoy es un día como los demás. Un día de esos normales, de esos que no destacan, de esos que no tienen brillo alguno, de esos en los que nada más levantarte sabes que deberías haberte quedado en la cama, de esos en los que un "sin más" lo resume todo. Hoy es un día de esos en los que sonríes por sonreír, porque tus músculos faciales se han flexionado, simplemente por complacer a los demás, no por otra cosa, de esos en los que por más que te busco no te encuentro, de esos en los que por un momento no estamos en la misma página, de esos en los que un bolígrafo verde es verde y hasta el libro del escritor más famoso no es más que un libro cualquiera.
 No me gustan los días como estos... Son raros. Son días en los que no me entiendo por mucho que me explique las cosas.


 No quiero que esto sea así. Quiero que ese libro sea sólo nuestro increíble y rocambolesco cuento, nuestra realidad sin tener que pasarlo mal por una tontería y, que la tinta del bolígrafo sea del color de tus ojos. Quiero no pensar que no te encuentro porque simplemente no pienso, porque me estás acariciando y mi mente se queda en blanco; haces que todo mi sentido común se vaya a la otra punta del universo.
No te das cuenta de que cuando me miras sin más, sé que estás allí y sé que tus ojos son verdes, sé que tenemos un cuento del que aún no se sabe ni se ve el final, sé que me quieres y esta vez, si los músculos de mi cara se flexionan, es porque yo he querido y porque tú me lo has provocado, porque haces sentirme tan desdichada sólo de pensar en ti, haces que hoy no sea un "simple día de esos que no brillan".


 Pero es que hay días en los que te busco y no te encuentro, y no sé si es por eso, por si o tú o yo estamos ausentes o porque simplemente no miro ni te busco bien. Hay días en los que no sé que te pasa ni se lo que me pasa a mi. Me duele la cabeza de pensarlo. Yo quiero encontrarte; te necesito en cada momento. Quiero que guardes mi corazón en el tuyo como si fuera el tesoro más preciado de todo el mundo. 
No quiero lo típico, pero si algo sencillo y sin complicaciones; esa persona que sabe tu estado de ánimo sin apenas mirarte, que con una palabra sea capaz de sacarte tu mejor sonrisa, que cada día te sorprenda con algo nuevo y que nunca se le acaben las ganas ni las ideas para hacerlo. Y esa persona eres .
Olvidemoslo todo y empecemos de nuevo.


-Cometer errores no es un pecado. El pecado es ser cobarde y no admitir que estabas equivocado. Me he equivocado, lo sé y tú también lo sabes, eso es lo que cuenta. 


I don't want to fight, I would rather kiss you.

No hay comentarios:

Publicar un comentario