25 jul. 2012

Stand by me.

No pido que me regales una historia de amor perfecta, ni siquiera un verano inolvidable. Bueno, quizás eso último sí...
Quiero que vengas conmigo, a cualquier otra parte.
Estoy lista para soportar todo lo que venga si tú estás conmigo. Sólo si tú estás conmigo.

Amor.

 Es lo que buscamos a lo largo de nuestra vida, lo que nos sostiene el alma en cada momento. Lo que aumenta los latidos de nuestro corazón a mil por hora al encontrar el verdadero. Es lo que nos inunda por dentro de placer al ser correspondido, pero que a su vez puede matarnos en vida al no serlo. Es el culpable de tantas madrugadas insomnes: por querer disfrutarlo desenfrenadamente si está a nuestro lado; o por ahogarnos en lágrimas minuto tras minuto al ya no sentirnos sus receptores. Es la causa de tantas locuras cometidas por querer alcanzarlo. Motivador de que una vez que nos llega, nuestro mundo se transforme. Es compañero eterno para muchos, pasajero de un corto viaje para otros.  

 Es un concepto tan difícil de explicar, pero tan fácil de sentir, y aún así, no tan simple de transmitir. En los amantes es un único corazón que vive en dos cuerpos. Es un generador de consejos sinceros, para rescatar del dolor a esa persona que sufre por no recibirlo de quien quisiera. Armadura que nos convierte en potentes luchadores por quien de verdad amamos, y que muchas veces nos vuelve vencedores.

6 jul. 2012

''¿Saben lo nuestro?''

 Cuando me preguntabas eso. Cuando no queríamos que la gente lo supiera para evitar problemas. ¿Te acuerdas?

5 jul. 2012

Seh, eso...

Tengo ganas de irme, de hacer un viaje desesperadamente largo, o simplemente que me trague la tierra por un tiempo. Ya no quiero saber nada de nadie, nada con nadie ni que nadie sepa de mi. Me quiero ir al fin del mundo. ¿Habrán billetes hasta el fin del mundo? 
A veces, como ahora, deseo empezar de cero, tener un nuevo pasaporte de identidad y dejar que cada cual me ponga la edad que quieran, la que les de la gana...

El juego del ángel.

"Acaricié y besé cada centímetro de su piel como si quisiera memorizarlo de por vida. Chloé no tenía prisa y respondía al tacto de mis manos y mis labios con suaves gemidos que me guiaban. Luego me hizo tenderme sobre el lecho y cubrió mi cuerpo con el suyo hasta que sentí que cada poro me quemaba. Posé mis manos en su espalda y recorrí aquella línea milagrosa que marcaba su columna. Su mirada impenetrable me observaba a apenas unos centímetros de mi rostro." -Carlos Ruíz Zafón

4 jul. 2012

Impotencia.

 Mi única debilidad es su tristeza, su sufrimiento, su dolor. Me desesperaba, incluso me molestaba y me sigue molestando el saber que no podía hacer nada al respecto, que nunca le iba a poder dar solución a sus problemas ni angustias... Pero bueno, nunca digas nunca, ¿no?