18 may. 2012

No pido tanto para ser feliz.




Es como si desde pequeños estuvieramos destinados a un tipo de vida, como si ya estuviera preparada. Es como si sólo tuvieramos que estudiar, trabajar y morir... Nada de causar problemas ni nada por el estilo; por lo que creo puedo opinar que parece que vivimos en un mundo que programa nuestras vidas.
Yo tengo muy claro que no quiero esa rutina. No me gustan las rutinas. Es más, las odio.

 Cada día que pasa me doy más cuenta de que cuanto más pasa el tiempo, más rápido se te pasa la vida. Un día más es un día menos... Y por eso, tan sólo por eso, quiero hacer algo fuera de lo normal, algo atrevido, algo que no mucha gente haría. No tengo miedo a ser diferente, a hacer algún que otro cambio y a ir a contracorriente. 
Voy a vivir la vida, voy a reír, saltar, gritar, correr, salir, beber y pasármelo bien. Paso de seguir intentando ser la "la hija perfecta", la típica "chica buena", me es imposible... Lo he intentado demasiadas veces ya y he visto que no sirvo para eso, pues parece ser que nada hago bien cuando más lo intento, así que voy a vivir con menos preocupaciones; a mi manera. Quiero aprovechar mi vida al máximo.


WE'RE YOUNG, WILD AND FREE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario