18 jun. 2012

We've got a lot to learn; God knows we're worth it.

 Y míranos... así, tú y yo. ¿Quién diría que en unos mes nos separamos? Si pudiera me desharía las maletas, o por lo menos, trataría de llenarlas de ti, de cosas que me hiciesen recordar que vivo pendiente de ti. 
 Seguiré viendo cientos de parejas, felices y enamorados de pies a cabeza pasar por mi lado y eso me llevará a repetirme una vez más que la distancia no es más que una línea, una simple línea, pero que has traspasado. No podré comparar a nadie contigo, no habrá nadie como tú, ni nacidos aquí, ni turistas de allí, ni nadie. De todos los siete mil millones y pico de personas que hay en la Tierra, eres la única a la que quiero a mi lado. Sé que habrá días en los que se te olvide pensar en mí, en los que tendrás la cabeza en otros asuntos, en los que estarás más pendiente de ver cuándo sale el sol, pero no importa, porque nada cambiará, ¿verdad? Mientras tanto, estando lejos esperaré que no llegue el momento en el que no recuerdes ya mis rasgos, el color exacto de mis ojos, o mi risa... Y mientras, te echaré de menos hasta la saciedad.
 Van a ser los cuatro años más largos de mi vida, pero aún así, los momentos difíciles se pasan tan rápidos como el estribillo de una canción, y serás como una melodía de esas que siempre estás tarareando porque no puedes quitártela de la cabeza. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario