18 jun. 2012

Mientes, me haces daño y luego te arrepientes...

 "Yo estaba donde tú querías, en el suelo, en la palma de tu mano. Siempre pendiente de tus movimientos. Esperando al próximo encuentro en el que me ibas a evitar, como de costumbre. Una humillación más. Un poco más de daño. Un poco más de dolor. Vamos, ¿qué más da? Ya había perdido la cuenta, pero sin duda ibas ganando. Vamos, sigue. Tú y yo espalda con espalda y yo contra la espada y la pared, una vez más, porque tú nunca vas de cara.
 Hazme más pequeña, cuéntame más mentiras, créetelas, duerme con ellas, haz que los demás se las crean porque yo, ya he dejado de creermelas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario