5 may. 2013

Anchor yourself to something special. I did.

"Echar el ancla asegura firmemente un velero cerca de la costa protegiéndolo contra vientos y corrientes que podrían hacer que se perdiese a la deriva o se estrellase contra la costa. El tatuaje del ancla nos habla de mantenernos firmes frente a las adversidades y de defender nuestros ideales y creencias personales con solidez."

 El ancla posee un simbolismo de esperanza, de fé, de estabilidad y de tranquilidad. Un símbolo bastante popular en los marineros, ya que las anclas son testimonio de la esperanza y confianza que el marinero tiene en el mar, en su nave, en sus seres queridos, o todo aquello a lo que se siente sujeto emocionalmente. 

Para mí, este pequeño ancla me sirve de gran ayuda. Me mantiene con los pies en la tierra cada vez que mi cabeza decide hacer otra cosa, cada vez que me vaya a dejar llevar demasiado sin pensar. Entonces desde muy dentro de mí hace que mire la situación de otra manera, me hace pensar dos veces antes de actuar. 
Me hace ver lo que de verdad es importante para mi, como lo es mi familia o mi pareja.
Analizando la forma de un ancla y echándole un poquito de imaginación, podemos encontrar una representación simplificada de un barco y un mástil, siendo así el barco un símbolo del principio femenino y el mástil un símbolo del principio masculino, los cuales yo asocio con mis padres, quienes son mi base, la base de todo porque sin ellos para mi no habría nada.
A la misma vez, me mantiene cerca y unida a mi hermana, quien siempre va a estar conmigo, por mucho que nos peleemos y lleguemos a ''odiarnos'' durante los diez minutos próximos a la discusión. Siempre la querré con locura y siempre será mi hermana pequeñita. 

 Hace que mi chica y yo seamos inseparables. Desde el principio y hasta que la muerte nos separe, pase lo que pase. Porque pienso en ella con una fuerza de atracción incontrolable. Y eso es lo que hacen las anclas: mantienen firme al barco, evitan que se aleje.

 Son demasiados significados, por no decir que lo es todo para mí. 
Es el mar. Me encanta el mar. Sus olas, su color, su espumita e incluso sus algas. Me fascina la fuerza que puede sacar repentinamente y que seguramente nadie se explica. Incluso me atrevo a decir que se defiende cuando lo cree necesario. Al mismo tiempo, pienso que sus tormentas son a su vez avisos. Avisos para huir, avisos de parar, de echarnos atrás o de disfrutar de su más leve ''tormenta'' y geniales olas con una tabla de surf.
Me chifla la vida submarina, es rocambolescamente más bonita que la de aquí arriba, y eso que no he visto ni la cuarta parte de todo lo que hay perdido por ahí abajo. 

 Me gusta navegar, ya sea encima de una tabla acompañada de una vela o sin ella, o en barcos. Veleros, zodiacs o incluso yates. Igual que a mi abuelo. Este tatuaje me sostiene muy cerca de él aunque esté navegando por ahí por el cielo descubiendo nuevos mundos.


Tiene un gran significado, y en mi caso, lo engloba todo.
Es mi símbolo de firmeza personal, de protección, seguridad y ante todo, mi símbolo de la buena suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario