3 feb. 2012

Sin sentido. Cosas de la vida.


Es un largo camino si tienes sueños y deseos. A veces el querer nada hace que inconscientemente lo tengas todo. Yo quiero hacer todo tipo de decisiones pero el tiempo vuela incluso escribiendo esto, así que tal vez debería ponerme unas alas. Quiero congelar el tiempo como lo hace un fotógrafo, voy aprendiendo porque mira, el puntero se ha quedado parado en el cronógrafo. Conozco tiempos en los que he estado perdida, simplemente en busca de una salida. He oído decir que buscarán, que por muy perdida que esté me encontrarán, pero sola he hallado el camino de nuevo.

Tengo que disfrutar de todos los momentos antes de que caiga el telón. (Carpe Diem). Lo bueno y lo malo me ha llamado, como el angelito y el diablo que no hacen más que confundir, que hacen difícil elegir entre una cosa y la otra, pero lo he superado y he ganado. Todo esto ya es pasado, son simples experiencias y obstáculos que me han hecho un poquito más fuerte y me han dado un paso más firme para caminar junto a la vida.
En momentos difíciles he hablado con el diablo que se metía en mi cabeza, que jugaba con mi mente, que creía que tenía el poder y que me destrozaba, eso creía, porque yo le engañaba. Sólo le escuchaba a él y a su corazón helado, porque sabía que pronto tenía elegir. Tomaba nota de todo lo que me decía, y cuando me hacía falta elegía lo contrario. Y así he avanzado. Cuestión de estrategia. Hoy, me río cuando dicen que esto o lo otro es imposible de hacer, porque esa gente no entiende que los pensamientos se pueden crear, que si sueñas algo lo puedes lograr y que lo que esperas es lo que obtienes, sólo tienes que creer en lo que escribes. He mantenido la cabeza alta en los momentos más complicados, porque sabía que había gente ahí fuera que daba todo por verme caer, y no lo ha conseguido.
Intento ser positiva y ver
la vida como las estaciones del año, si una llega a su final, comienza una nueva. Pues, si has tenido un capítulo malo en la vida, no quiere decir que tu historia ha terminado.
 Aún así, tengo miedo de vez en cuando, como cualquier otra persona. Algo muy normal. Me enfado cuando algo no sale como había planeado, pero voy en busca de otra posible solución. No soy celosa de los que van unos pasos por delante de mi, de los que han conseguido lo que yo siempre quise conseguir, yo lo veo más como un paso a seguir. Soy perfeccionista y tal vez por eso cosas en mi vida he logrado.
 En lo profundo del pozo no he encontrado mi suerte, tenía los ojos cerrados por miedo a fallar, tal vez debería haberlos abierto y no haber inferiorizado tanto mi sobra pero he aprendido que sin mal no hay nada bueno y parece ser que todo lo malo lo hago bien. Simples cosas de la vida.
Eso sí, la lección más importante que me ha hecho ver la vida, es que siempre hay una luz al final de cada túnel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario