11 oct. 2012

tútútútútútútútúysólotú

 
 Escribir su nombre pensando en cada parte que le compone y en cada momento pasado a su lado. Sonreír al verle. Estar enamorada es, sonreír junto a su sonrisa, es soñar que bailas con ella debajo de la lluvia, y cumplirlo. Es morir por ella, llorar por sus problemas y sentirte tranquila y protegida entre sus brazos. ¿Sabes por qué estoy enamorada de ella? Porque ella ha conseguido que sólo me fije en su sonrisa, en sus ojos color verde con pequeños detalles grises. En su pelo rubito, a veces bien arreglado y otras a lo loca. En sus pequeñas manos suaves que cuando se entrelazan entre las mías, consigue que me dé igual todo, porque encajan perfectamente. De hecho, estoy convencidísima de que ninguna otra mano encaja mejor que la mía con la suya. En su forma de ser, es diferente a los demás, a cualquier otro... Es, no sé, no tengo palabras para ella. Es perfecta. ¿Y sabes por qué? Porque cuando estás enamorada no importan los defectos, aprendes a convivir con ellos y a convertirlos en virtudes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario