23 jul. 2013

Ya no. No más.

“Disculpa las ganas inquietas, no tengo ánimos para pensarte. El viento sopla fuerte y yo quiero ir con él; a donde sea, a donde él quiera.
¿A qué vienes ahora? No ves que ya no estoy, que ya no soy. Ya no hay manías que me amarren a tus piernas, me siento libre, fuerte, potente. Me siento yo de nuevo. Mi león me acompaña y yo le acompaño, llevo café en los bolsillos y sonrisas en los labios. ¿A qué vienes ahora? No te estanques, sigue caminando. Ya no es la hora, ni el momento. Despidámonos que ya no somos, no.”

— Malaci.

No hay comentarios:

Publicar un comentario